La vieja rutina

Una vez finalizado el Erasmus a cada uno nos toca retomar nuestra antigua vida, al principio lo coges con ganas porque estas impaciente por ver si esa experiencia fuera del pais te ha cambiado tanto como para percibir algo nuevo, como para que tu anterior rutina tenga un nuevo encanto, pero tan pronto te envuelves en ella ves que no, que los dias son iguales que antes por más que ahora conserves ese bonito recuerdo dentro.


Y lo peor es que sientes que el recuerdo de tu anterior vida se va desvaneciendo por la fuerza con la que tu monotonía lo anula, hasta tal punto que llegas a dudar de si realmente estuviste allí, porque, aunque racionalmente sabes que has vivido varios meses en el más allá, tu subconsciente no lo ve, solo ve lo de siempre y ese lapso de tiempo queda como enterrado.

Se que en menos de un més habré olvidado esas pequeñas cosas que dejé allí (el olor de una calle, el sentimiento que un lugar despertaba en mi…) y al final cuando me pregunten sobre Suecia solo podré repetir lo que le respondí a los que me preguntaron antes, porque ni yo mismo sentiré lo que estaré diciendo. Diré que es una experiencia bonita, que aprendes mucho sobre otros paises y sobre tí mismo, que conoces gente interesante, que aprendes a valorar la diverdidad y todas esas frases tan resultonas que todos esperan oir, pero lo que realmente te gustaría decir eso lo olvidaste al cruzar la frontera o lo poco que recuerdas ha dejado de tener sentido para ti.

Recordar Suecia ahora es como pensar en un lugar idilico de mi infancia, que existió durante un breve periodo de tiempo y en un preciso lugar pero que ya no existe, porque se que aunque puedo volver cuando quiera ya nunca será igual, y eso hace que poco a poco se vuelva más irreal, como si solo lo hubiera soñado.

Y es cuando te preguntas si hiciste bien en volver, si no hubiera merecido la pena quedarse a toda costa, porque podrias haberlo hecho, conocí muchos españoles que no soportaron la idea de volver a la “rutina a la española” así que buscaron trabajo y se quedaron. Ahora es cuando pienso si habría merecido la pena (o no) hacer lo mismo…

4 Responses to “La vieja rutina”

  1. Splash Says:

    javi hombre q aqui estoy yo! lo q pasa es q todavia no hemos quedado y por eso estás tan rallado en bcn ! jejejeje una copa esta noche?

  2. tamat Says:

    estoy griposo pero te tomo la palabra para el proximo finde :)

  3. oria Says:

    Todo lo que cuentas es uno de mis miedos. Por una parte contesto a todo el q no entiende que me vaya a Islandia que sólo son 10 meses, que no es un año y que eso impone menos, si se da el caso de que me aburro, o tengo rutina llegará cuando tenga que estar de vuelta.
    Por otra parte, me entran escalofríos en pensar en mi vuelta ya que no sé ni a que ciudad será.

  4. tamat Says:

    No conozco tu caso pero creo que te sobra determinación para elegir donde quieres que prosiga tu vida, así que tampoco debería preocuparte. La gente de allí me dijo que ellos no tenian prisa por volver, de eso siempre estarian a tiempo, aunque yo me preguntaba si sus amigos en España dirian lo mismo.

Deja tu comentario