El regreso

Ayer a las doce de la noche aterrizabamos en el aeropuerto de Barcelona Magda, Pau y yo, los tres deciamos así adiós a nuestra pequeña aventura fuera del pais. En la terminal nos esperaba una delegación de cada familia y junto a estas una selección de los amigos que tanto echabamos de menos, todos tan guapos como los dejamos antes de irnos (un poco más si cabe).


Ahora toca desempaquetar la maleta, encontrar un hueco para todos esos regalos que alguien me regaló durante los últimos cuatro meses y finalmente retomar mi vieja rutina, solo que ahora lo hago con más ganas y conociendo un poco más mi mundo.

Me apetece caminar por Barcelona, ir en el metro atestado de gente acalorada y por primera vez en cuatro meses poder entender lo que un niño le dice a su madre en el vagon sin tener que deducirlo por sus gestos, y ya de paso leer tranquilamente los anuncios en las estaciones sin tener que montarme una pelicula para adivinar qué vende basandome en la composición fotográfica.

Quiero ir al FNAC y urgar en la sección de libros, ir a tomar algo a l’ovella negra y salir una noche a RAZZ a canturrear las canciones popies de las que ya casi he olvidado la letra.

En fin, volver a ser yo, porque como muy bien me dijo Sara en una de mis charlas cuando estaba en Suecia:

Lo bonito de volver es que todo sigue igual, y lo único que ha cambiado eres tú.

Cuanta razón tenía…

3 Responses to “El regreso”

  1. tresky Says:

    Oh … home sweet home.

    Bienvenido a tierras cálidas. Estamos deseando escuchar lo que seguro estarás harto de repetir: cada una de las anécdotas y sensaciones pero salidas de la boca de tamat ^_^

    Te esperamos

  2. Marta Says:

    Hola!!
    En un mes y poco más mi aventura Erasmus comienza. Me voy a una ciudad cercana a Estocolmo (ôrebro) y bueno… me gustaría que me dieses algunos consejillos que deberia tener en cuenta… no se, de todos modos he echado un vistazo a la web (está muy bien, por cierto)
    Tengo muchas ganas de irme, pero uno de mis grandes miedos es ese, mi cambio a la vuelta; no encajar en mi propia vida. Lo sé, suena muy dramático pero… no se….tonterías.

  3. oria Says:

    Me pasa lo mismo que a Marta, faltan 25 días para que esté volando rumbo a Islandia y la vuelta me asusta casi más que el irme, ¿volveré a Madrid? ¿me enclaustraré en Soria?

Deja tu comentario